Proyecto "Fraternidad con África" 2013

"Somos olas del mismo mar, hojas del mismo árbol, flores del mismo jardín"

 

Fraternidad África

El proyecto nació en octubre de 2006 en Budapest, cuando un grupo de voluntarios del Movimiento de los Focolares de Aljucer participamos en un gran evento en la capital magiar: el VoluntariFest. Fue una gran fiesta en la que se recogieron experiencias de voluntarios y voluntarias de todo el mundo de los más diversos ámbitos.

Trece mil participantes de todos los continentes, razas y religiones compartieron unos días en los que la comunión, la unidad y la fraternidad venían en evidencia continuamente.

Al finalizar el evento hubo una propuesta de acción común: colaborar en el proyecto Fraternidad con África.

Bajo la sombra del baobab, árbol legendario en la sabana africana, debíamos de unirnos a un gran pueblo, el africano que a pesar del progreso de la humanidad sigue siendo el más desfavorecido de los continentes.

"La tierra es un solo país. Somos olas del mismo mar, hojas del mismo árbol, flores del mismo jardín" con ese lema se lanzó un proyecto que básicamente pretende frenar la fuga de cerebros del continente africano, promoviendo becas de estudio en los más diversos ámbitos con el compromiso de los becados de permanecer en África trabajando al menos durante cinco años.

En el mismo VoluntariFest de Budapest también se lanzó la idea de hacer de nuestros pueblos y ciudades, lugares en los que de alguna forma brille y se promocione la cultura de la fraternidad.

Con estas inquietudes, durante el año 2007, comenzamos a darle forma legal a una asociación que nos ayudase a conseguir ese objetivo: Aljucer un pueblo donde se cultive la cultura de la fraternidad.

En el verano de 2008 quedó legalizada la asociación ACLF Aljucer, "Francisco Sánchez Abellán", un instrumento que nos ha servido para promover esta cultura de la fraternidad en nuestro pueblo y que ya intentábamos vivir antes en nuestros ambientes familiares y de trabajo.

Han sido muchas las actividades realizadas desde entonces en los más diversos ámbitos, a veces organizadas por nosotros y en otras ocasiones en colaboración con otras asociaciones de nuestro pueblo.

Pero nuestra actividad estrella sigue siendo el proyecto Fraternidad con África. Cada año colocamos más de sesenta carteles por todo el pueblo, recorremos los comercios y establecimientos que en su gran mayoría colaboran en la difusión del proyecto y aportan productos que el día de la cena se llevan al restaurante para ser rifados y conseguir fondos para las becas. Compartimos el proyecto con el resto de asociaciones del pueblo en las reuniones que cada mes hacemos con ellos y por último colocamos la información en las redes sociales y le damos difusión en los medios de comunicación.

En estos años ha habido tres entrevistas radiofónicas y varias notas de prensa.

Aunque lo más importante es ver que cada año la cena por el proyecto Fraternidad con África es una cita esperada. Muchos comensales repiten y lo más bonito es que cada año se suman nuevas personas al acto. Este año hemos sido ciento veinticinco personas. Cifra importante para un pueblo como el nuestro, dentro del período de crisis en el que vivimos y teniendo en cuenta que nunca habíamos sobrepasado los noventa participantes.

Antes de comenzar la cena y mediante unas diapositivas, contamos cómo va el proyecto con cifras actualizadas en cuanto al número de becas, el dinero obtenido, los ámbitos educativos promocionados y las experiencias de los que van terminando sus estudios.

Además, en estos momentos de introducción, siempre han colaborado otras personas que también trabajan por el proyecto, sobre todo a nivel escolar. Hemos tenido la suerte de contar con los alumnos de un Instituto de Molina de Segura que han venido a contar el desarrollo de una Semana Solidaria promovida por ellos junto a su profesora.

Al final de la cena, en un clima de fiesta, rifamos los regalos y terminamos con alguna colaboración artística de personas de nuestro pueblo.

Este año ha habido una novedad. Hemos organizado un concierto solidario con el proyecto. Hemos tenido la suerte de contar con un artista cartagenero afincado en Aljucer, guitarrista flamenco y profesor del Conservatorio Superior de Murcia, Carlos Piñana. Han venido cuatro alumnos suyos y han dado un maravilloso recital de guitarra flamenca.

El acto se ha desarrollado una semana después de la Cena Benéfica y han venido cuarenta personas.

Estamos contentos por estos frutos, pero sobretodo estamos contentos porque creemos que han servido para promover un poco más la cultura de la fraternidad. Cultura que nos hace uno, que nos hace iguales, que nos hace sentirnos hermanos, motivo más que suficiente para trabajar los unos por los otros.

http://www.fundaciongiordani.org/the-news/80-parecequefueayer

http://www.fundaciongiordani.org/

http://www.amu-it.eu/2013/05/17/aljucer-un-paese-che-promuove-la-cultura-della-fraternita/?lang=it#more-8196

 

     
   
     
   
     
   

Cartel de la cena benéfica 2013...

Reseña en el periódico La Verdad de Murcia...

Cartel hermanos Piñana en el casino...