Águeda Brocal

Una experiencia fuerte de unidad

Trabajo en la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia. y uno de los trámites de un procedimiento que tenemos que desarrollar en mi Departamento, consiste en ofertar con carácter provisional a los funcionarios de carrera, las plazas que se van a ofrecer a las personas que han aprobado los examenes, para que ellos se puedan mover de localidad o de centro de trabajo si lo consideran oportuno. En este procedimiento participan los Servicios de Personal de todas las Consejerías y/o Organismos Autónomos, y ellos son los encargados de llevarlas a cabo, entre todas las solicitudes de puestos de trabajo de su competencia con un baremo de méritos (antigüedad en la categoría objeto de la oferta).

Tuve conocimiento de que se estaban produciendo una serie de anomalías que provocaban injusticias a mi modo de ver, porque solo consideraban las solicitudes presentadas por el personal de su consejería y no tenían en cuenta, las desestimaban de entrada, las presentadas por funcionarios de otros organismos con la misma categoría y más antigüedad y por lo tanto con más derecho.

 

 

 

 

Águeda

Me parecía que se estaba corrompiendo el procedimiento, con las correspondientes repercusiones sindicales y sociales, puesto que se estaban perjudicando los derechos de los funcionarios. Las quejas de los trabajadores adquirían una particular importancia este año de elecciones sindicales, municipales y regionales.

Yo no podía dejar pasar todos estos hechos pero también me preocupaba mucho la manera de denunciarlo ante la Subdirección y la repercusión que podría tener ante mis compañeros de los Servicios de Personal que lo estaban haciendo mal y que por ayudar y/o beneficiar a su personal, tuvieran problemas.

Le pedí audiencia a la Subdirectora para tener una reunión con ella y explicárselo después de haberlo hecho con mi inmediato superior (mi Jefe de Servicio) que estaba de acuerdo conmigo. Una vez concertado el día y la hora fue anulada en dos ocasiones y comencé a tener dudas si lo que quería hacer debía de hacerlo o no porque me parecía que resolver este problema era algo que en el fondo de mí sentía que Dios me pedía. Además lo había comentado con mis compañeras que comparten el Ideal conmigo y sentíamos que debía seguir adelante. Para mí ha sido una experiencia fuerte de UNIDAD porque por mi carácter, soy bastante miedosa, no habría podido hacerlo nunca humanamente hablando. También ha sido importante la fuerza de la oración de todas las personas que conocían el problema y me he sentido como en una gran familia unida.

Por fin tuvimos la reunión con la subdirectora en la que le expliqué todas las deficiencias que se estaban produciendo y las consecuencias que podían tener (denuncias de los sindicatos, reclamaciones de los afectados, etc). Le propuse una serie de soluciones que en su mayoría fueron aceptadas. Una de ellas era realizar en mi sección miniconcursos para adjudicar los puestos de trabajo a aquellas personas que tenían más méritos aunque eso conllevara mucho más trabajo para mi sección, pero daría la posibilidad de garantizar el cumplimiento de los acuerdos pactados y de la normativa vigente.

Al comentar estos hechos con el Jefe del Servicio Jurídico de mi Dirección General, me decía que todo ésto provocaba la modificación de la Ley que regula nuestro funcionamiento y que pensaba proponer hacerlo durante el año 2008, pero como este cambio es muy costoso y largo se realizó la modificación de la Orden que regulaba la adjudicación de puestos a los nuevos ingresos que se publicó en el Boletín Oficial de la Región de Murcia de 26 de noviembre de 2006.

También como consecuencia de la modificación de esta Orden, se llevó la revisión del procedimiento con los Sindicatos en la Mesa de Negociación, en la mesa Sectorial de Administración y Servicios celebrada el 21 de marzo de 2007.

Águeda Brocal