Antonio Gil

Amar concretamente

Decidimos Mercedes y yo irnos en esta ocasión en el autobús para ver el espectáculo del gen verde en Caravaca. Durante el viaje conocí a una joven que me preguntó por el estilo de vida de este movimiento. Le hablaba de la importancia de la unidad, de intentar mantener la presencia de Jesús en medio que se hace presente allí donde dos o más se unen en su nombre. También de Jesus abandonado en la cruz, cuando dice “Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”.

Le decía la importancia de poner en común nuestras experiencias para ser luz, unos de otros y ayudarnos a caminar juntos. En éste punto le conté mi experiencia que acababa de vivir con un amigo de la adolescencia. En noviembre y escuchando a Jorge Lionelo su experiencia de  cómo había hecho para amar concretamente  a un amigo con el cual no se hablaba desde

 

 

 

 

Antonio Gil

niños por un roce infantil. Yo me acordé de éste amigo con el que no me hablaba desde niños y no paraba de pensar en cómo podía hacer para amarlo concretamente. Desde hacia tiempo, me di cuenta que íbamos a la piscina los dos a la misma hora, pero siempre cada uno por su lado e ignorándonos mutuamente. También me había dado cuenta de que le gustaba particularmente una de las duchas al final de cada sesión. Un día estando en la ducha, y viendo que venía hacia mí, salí y le dije que se la dejaba que yo me pasaría a otra. Él me miró extrañado y a partir de ahí hemos tenido varios momentos de conversación como hacía años no habíamos mantenido.

A la vuelta y después de ver el espectáculo del gen verde, esta chica me dijo que le había gustado mucho y que le gustaría seguir manteniendo este tipo de relación.

Antonio Gil