Carmina

Experiencia humana y divina

Sonó el teléfono. ¡Dígame!- era una voz conocida: creo que era Ana. Carmina hay Ejercicios Espirituales en Madrid, los días 20, 21,22. ¿Te vas a venir? Pues… oye me apetece. Posiblemente si, dame los datos. ¿Pero vas tú?, le dije yo-.Pues no lo sé, me contestó. Bueno, dame los datos y los anoté. El sí se apoderó de mí de una manera extraña y tan segura, que a las tres horas tenía la confirmación del centro de mi asistencia. Fue un "Sí" como que ya estaba preparada desde hacía mucho tiempo. No había contado con nadie de mi familia; fue algo raro y extraño que no acostumbro a hacer, pues nunca viajo sola en tren y empezaron los primeros obstáculos. ¿Pero te vas a ir sola?- dice mi familia-, tú no estás bien. Sí, si estoy bien y muy decidida a irme y me voy. Bastante oposición al ver la realidad de irme sola…, pero a las 6,30 del día 20, Carmina estaba en el "Centro Mariapolis Luminosa". Fué una llamada y una gracia que vino de lo alto. Una fantasía hecha realidad.

 

 

 

Carmina

Nunca en todo el tiempo que existe dicho centro me habían invitado para nada a él, cosa que yo había censurado con alguna de las personas que asisten a nuestras reuniones, y yo deseaba ardientemente, por varias razones, pero sobre todo por ver cómo habían quedado puestos los numerosos ladrillos que mi madre había enviado en tantas ocasiones y con tanto cariño.

Era una realidad, no podía perder el tren que "Alguien" había hecho pasar tan cerca de mí y así una vez dentro "la realidad se hizo fantasía".

Tres días rodeada de un casi místico ambiente. Gente maravillosa llegada de toda España aunque no éramos muchos, veintiuna personas: San Sebastián, Sevilla, Granada, Burgos, Pamplona, Madrid, Torrelodones y Murcia, hablando de cosas hermosas e importantes, pero el tema fundamental fue "Dios es Amor". Que hermosura, cuantas cosas seguiría contando…

Una vez más la idea fundamental de estos ejercicios ha sido "Dios es Amor", pero sobretodo convencerte de que Dios me ama a mí. Es muy importante estar convencidos de que Dios nos ama y entonces, todo: la Naturaleza, el Prójimo, la Vida, etc… todo cambia cuando se ve a través de Dios. Cada momento es una novedad que está iluminada por el Amor de Dios.

Otro tema muy importante para mí, fue cuando habló de la Misericordia del Señor. Expuso la parábola del Hijo Pródigo y a su boca afluían miles de ideas, de datos, de citas, de conclusiones muy hermosas sobre dicha parábola y por supuesto sobre la Misericordia del Señor. ¿Cual del los dos hijos merecía mejor trato? ¿Quien estaba más perdido? … ¡Hay tantos momentos del Evangelio que recuerdan la Misericordia del Señor…!

Nos afirmó uno de los dos padres que nos dieron estos Ejercicios espirituales, que la Confesión, es la fiesta de la "Reconciliación con el Señor".

Finalmente, yo, recuerdo estas palabras:

La Palabra, el Evangelio, nosotros tenemos que leerla, luego comprenderla, saborearla y amarla para poder vivirla. Que no pase de largo por nuestra vida y concretamente "llevarla a la práctica en el hermano".

Ejercicios espirituales hechos en Marzo de 2009 en el Centro Mariapolis Luminosa y dirigidos por los Sacerdotes Don José Varas y Paco Tomás.

Carmina